viernes, 30 de agosto de 2013

A comer... Ñoquis

Partimos de la premisa que los alimentos en los viajes son una parte fundamental. Uno necesita cargar energía para tanta caminata y andar todo el día.
Por eso hoy cenamos los clásicos ñoquis del 29. Y esto tiene una historia o varias pero les dejo estos relatos:

Aunque la de comer ñoquis los 29 -y colocar dinero debajo del plato- es una tradición que se cumple en la Argentina y en otro países, pocos saben que su origen se remonta al siglo VIII y encuentra en San Pantaleón a su protagonista.
Este joven médico vivía por entonces en Nicosia -Asia Menor- y, tras convertirse al cristianismo, peregrinó por el norte de Italia, donde los ñoquis -gnocci, como se los llama en la península- eran ya un plato tradicional.
Según cuenta la tradición, Pantaleón practicó en Italia gran cantidad de curaciones milagrosas, por las que a su muerte fue canonizado.
La historia de los ñoquis del 29 se vincula a una leyenda que dice que un 29 de diciembre Pantaleón, hambriento y vestido con andrajos luego de peregrinar durante varios días, tocó a la puerta de unos campesinos vénetos para pedirles un poco de pan. Estos, llenos de bondad y conmovidos por su aspecto, lo invitaron a compartir su mesa que, aunque pobre, estaba llena de buenas intenciones: había sólo siete ñoquis para repartir entre ellos y el recién llegado.
Agradecido por poder saciar su hambre, el médico-santo les anunció un año de pesca y excelentes cosechas, profecía que, finalmente, se cumplió. Esa misma noche, al levantar la mesa luego de que Pantaleón se hubo marchado, la mujer del campesino encontró una sorpresa inesperada: debajo de cada plato había varias monedas de oro, con las que inauguraron ese período de prosperidad que el santo de los enfermos les había augurado.
Como el episodio ocurrió un 29, esa es la razón por la que se conmemora ese día de cada mes la tradición de los ñoquis, una de las comidas más sencillas, con las que se alimentaban los pobres del siglo VIII. El ritual que lo acompaña, y que consiste en poner dinero debajo del plato, recuerda el milagro producido esa noche por Pantaleón y simboliza el deseo de nuevas dádivas.

LA HISTORIA DE LOS ÑOQUIS
La historia de los ñoquis es bastante más antigua y también proviene de Italia. Los gnocci fueron el primer tipo de masa casera, anteriores a los ravioles y aún a los spaghettis. En efecto, existen, aunque cueste creerlo, desde la época de los griegos y los romanos. ­En Italia, país donde más se difundió, se los llamaba primero macarrones, pero en la Edad Media pasaron a ser conocidos con su nombre actual, como símbolo de la cocina itálica.
Hay quienes consideran que su nombre significa "pelota" ya que, aunque actualmente son más difundidos los realizados con papa, los originales italianos eran pelotitas de harina amasadas con agua.­ ­Desde Italia los ñoquis se difundieron al resto del mundo. Así, por ejemplo, en ellos se basan los "spatzle" que se comen en Hungría y Alemania.
A medida que la leyenda se fue divulgando a lo largo y a lo ancho del mundo, se comenzó a seguir en muchos sitios el rito de colocar un billete de escaso valor debajo de los platos con ñoquis, cada 29. Para que el ritual funcione se deben separar siete ñoquis, ponerse de pie y pedirle a cada uno un deseo diferente, mientras que el dinero debe quedar guardado hasta el próximo 29, con lo que se garantiza la abundancia.


Comer ñoquis el día 29 de cada mes es una costumbre bien difundida en países como Argentina, Uruguay, algunos otros. La convención relaciona la práctica con los milagros de San Pantaleón y con el bajo costo de la preparación, ideal para fin de mes, cuando los presupuestos flaquean y los bolsillos se llenan de pelusas. Hay que poner un billete bajo el plato. Eso asegura prosperidad y buena fortuna para el comensal.

Los ñoquis del 29 de agosto tienen otra simiente. La tradición se reconoce en algunas zonas de las costas de Rocha, en Uruguay, y por lo que a mí respecta la cumplo a rajatabla. Los viejos lobos de mar te lo repiten: 29 del agosto, los ñoquis de Santa Rita. Mantengo la práctica no sólo porque me gustan las playas y los pueblos y los chivitos y las tortillas de camarones y los atardeceres y los barcos hundidos de las costas de Rocha. Lo hago porque son las reglas. Y porque además la regla me fue referida por el mismísimo Bonito Calimaris, que era amigo de mi tío Turi.

La historia empieza el 29 de agosto de 1876. El bergantín brasileño Santa Rita naufragó ese día en las costas de Punta Castillos Grandes. Provenía de Paranaguá con rumbo a Buenos Aires; llevaba un cargamento de yerba mate. Las crónicas cuentan que una turba de maleantes quiso apoderarse del cargamento y que un vapor que había llegado a socorrer al Santa Rita, el Toro, debió disparar cañonazos para dispersar a los atacantes. No hubo víctimas fatales, pero la noticia corrió todo lo veloz que podía correr en el último cuarto del siglo diecinueve: el cocinero, de origen brasileño, se había negado a preparar ñoquis cuando un grupo de tripulantes uruguayos e italianos así se lo exigieron, poniendo, como justificación impostergable, la fecha del calendario. El cocinero no preparó ñoquis; apenas terminado el almuerzo, el bergantín encalló. Luego llegaron los saqueos y los cañonazos.

Los mares son muy estrictos respecto a los ritos que mantienen el universo en orden. Por tal razón, en esa parte del mundo, a la más o menos férrea costumbre de los ñoquis del 29, se suma la mucho más estricta práctica de los ñoquis del 29 de agosto, los ñoquis de Santa Rita. Se pone un billete bajo el plato; se acomoda un montoncito de yerba mate sobre el mantel; se recita la oración antes de levantar los cubiertos:

Santa Rita, Patrona Santa Rita
Olas mezclan los palos con la sal
Que no truenen esta noche
Toros y cañones en el mar.

Y obvio que les paso una receta pero les digo que los preparados para hacer ñoquis que se venden son muy buenos, los comprados funcionan bárbaro y si no, se van a un restaurante de pastas y les salen riquísimos.
Buen provecho!
Nos "retamos" el finde

3 comentarios:

  1. QUE RICO ÑOQUIS!!!! AMO LAS PASTAS Y LOS ÑOQUIS ME PUEDEN =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me encantan y si son caseros que ni le hacen el repulgado ese o como se llame, mejor! Gracias por pasar y comentar!

      Eliminar
  2. Me encantó esta entrada!!!
    Sinceramente no sabía la historia de los ñoquis, mientras leia que los spatzle se basan en los ñoquis me reía sola, porque aveces yo preparo gulash y por fiaca de no hacer spatzle corto los ñoguis a la mitad, haciéndolos más pequeños y así disimulo un poco mi fiaca!! jajaj
    Y lo del ñoquis de Sta Rita no lo sabía tampoco!
    Te agrego a mi blogroll para no perderme tus entradas!
    Besos =)

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar. Que tengas un bello día!